Di NO a La Noche en Blanco. Texto de la convocatoria

Hace ya tiempo que se puede observar el repliegue de lo social, de modo bastante significativo, en el espacio público. El espacio privado se ha convertido en el bastión de los ciudadanos que sólo participan en la construcción social a través de ritos convenientemente reglados por la lógica del consumo, en un escenario atravesado por la subsunción por parte del capital de toda actividad y donde se alude a lo público, al interés general, exclusivamente en términos instrumentales. La situación política de Madrid en los últimos años se ha regido por una voluntad, por parte del Ayuntamiento, de definir un modelo o imagen de marca. Baste recordar aquí la campaña olímpica de la ciudad, construida sobre una hiperinflación del diseño que abarca operaciones urbanísticas megalómanas [proyecto M30 por ejemplo], una regulación efectiva y estructural de la actividad del espacio público [normativización y control de su uso, imposibilitando a través del urbanismo y el mobiliario urbano ciertas prácticas inconvenientes] y, consecuentemente, el diseño y puesta en marcha de experiencias que pretenden substituir a otras de carácter autónomo.

Así, desde el Ayuntamiento se puso en marcha, como alternativa al obviamente molesto botellón, otro tipo de actividad para la organización de la experiencia juvenil tutelada, en un recinto deportivo-disciplinario [polideportivos municipales] que, bajo la denominación La Tarde y La Noche más Joven, mantuvo estos recintos abiertos los viernes hasta la madrugada procurando una opción más concordante con la imagen de la juventud propia del modelo de ciudad definido por el Ayuntamiento.

Parece que a este tipo de iniciativa que no concitó demasiado entusiasmo entre los jóvenes madrileños —¿por qué será?—  pertenece la apuesta, en el terreno cultural, de la adopción del proyecto norteeuropeo de La Noche en Blanco. En pleno furor de la campaña contra el botellón, en sus vertientes de control policial y de regulación de experiencias alternativas, el Ayuntamiento dio el paso de instituir en Madrid este evento.

La Noche en Blanco, programa de indudable rentabilidad política en términos de atención mediática y construcción de imagen de ciudad, difunde, sin embargo, un pésimo concepto de lo artístico, en particular, y de lo cultural, en general. La apuesta por un acto celebratorio-espectacular, asociado a la idea de consumo compulsivo, propio de la industria cultural, no deja de ser un intento más de regulación de toda experiencia posible en el marco del espacio público, respondiendo a la necesidad de competir con otras ciudades por ocupar un lugar de relieve en el imaginario colectivo global que, a la postre, se vincula con el imperante. Es decir, pretende construir un simulacro de identidad colectiva para su venta en el mercado doméstico e internacional. Seguramente el casi millón de euros invertidos en este evento podrían tener un mejor destino en un ámbito donde usualmente los artistas trabajan en condiciones de precariedad.

Es la misma precariedad que muchas veces obliga a participar en modelos que, más allá de tentativas reformistas, merecerían el rechazo de unos productores culturales que en estos ámbitos operan como cómplices de la ceremonia de la confusión ya que, al fin y al cabo, sin su concurso LNEB tendría difícil su legitimación, supervivencia y consolidación.

Estos actores, a menudo autoproclamados independientes, entran aquí en escena reforzando, legitimando e instituyendo un teatro y una representación colectiva de la producción de sentido que condenan a la invisibilidad a cualquier intervención realizada en este contexto, con el agravante de que la participación generalizada sumerge a la colectividad en un consenso tácito de tolerancia acrítica.

Es por esta cuestión estructural que toda participación, sea de corte crítico o integrador, sirve al doble propósito de desactivación de sentido y de refuerzo del propio mecanismo de mediación. Así, la financiación pública de la cultura aparece ante nosotros como el dispositivo que junto al consenso y participación universal, destierra definitivamente a la cultura misma, entendida como un entramado de relaciones sociales.

En este punto nos situamos explícitamente en oposición a La Noche en Blanco, fuera del consenso de tolerancia, pidiendo a todos una participación activa en este proceso de negación. Un acto de resistencia ante la instrumentalización, a la vez que señalamos las enormes consecuencias que para un proceso de construcción social conlleva el apoyo y la participación en LNEB.

29 comentarios sobre “Di NO a La Noche en Blanco. Texto de la convocatoria”

  1. LA NOCHE EN BLANCO/ LA MENTE EN BLANCO 2009

    Parejas de mediana edad impecablemente vestidas, jóvenes en grupos, familias completas con los primos y los tíos, parejitas con los niños en el carro, pequeños grupos dos o tres chicas jóvenes moviéndose entre risas y fotos, acentos de provincias y zapatos planos.

    Era algo extraordinario ver esta gente en la calles y pensar que todos hayan venido a Madrid con expectación por una noche: La Noche en Blanco. En seguida entendí el significado del nombre: como cuando uno se queda con la mente en blanco, se paraliza y da bandazos, la noche en blanco es la celebración de la torpeza y la falta de lucidez.

    O dicho de otra manera, una celebración de la enfermedad, un alzehimer generalizado en la que los principios y sus primos se confunden.

    Síntomas para distinguir si algo es arte o si sencillamente tiene del arte su disfraz:

    -Es decoración (y no arte): cuando se cambia el aspecto de algo sin afectar a lo que la cosa es. , las tulipas verdes de papel seda -el mismo papel que se usa para decorar el McDonals para una fiesta de cumpleaños- sobre las farolas de las calles.

    -Es metáfora (y no arte): cuando las cosas comparadas no guardan una relación real, sino que lo falsean. . En realidad bolsas de suero llenas de colorante de alimentos de color verde y colocadas sobre el césped y las plantas, sin que los tubos de la bolsas conecten con nada, ni alimenten a las plantas de forma alguna.

    -Es ejemplo ilustrativo (y no arte): la traducción literal de una idea a una forma sin que haya imaginación en el proceso de traducción: Noche que va de arte-un poema; y este año sobre el regalo- un globo y se llama noche blanca: un globo blanco con un poema impreso. Un ejemplo solo tiene el valor de servir para ilustrar otra cosa; el arte tiene valor en si mismo.

    -Es broma (y no arte) cuando hace un comentario de algo ya existente. El cinismo ayuda a reírse de algo en lugar de atacarlo de una forma directa pero a su vez crea cierta satisfacción que impide una acción generativa. , la broma es buena y muy apropiada

    Una fiesta popular que trae buen negocio para los hoteles, bares y restaurantes se hace pasar por un evento artístico. La noche en blanco es como el timo de la estampita, imágenes hay pero sin valor alguno.

    Septiembre 20 2009
    Jana Leo

  2. LAS MIGAJAS PARA LOS COLECTIVOS QUE FUNCIONAN EN EL DIA A DIA
    El presupuesto de la noche en blanco 840.000 es bajo si se compara con otros presupuestos mayores de otras fiestas, sin embargo si se compara con los que reciben casi nada es muy alto. Piensa en la lógica a la baja, es decir compara el presupuesto que se da para asociciones, y otros colectivos funcionando en Madrid,por la misma institucion, que obtienen, si tienen suerte de ser seleccionados,en las ayudas a la promocion cultural, solo unos 10 en las convocatorias un presupuesto entre 8.000 y 30.000 euros, con lo cual han de gestionar un espacio por un año;asi, por ejemplo, con los 840.000 de la noche en blanco se podrian apoyar en lugar de 10 espacios, 100 con 8.400 o bien apoyar de una manera substancial a 10 espacios con 84.000 a cada uno dandoles un impulso importante.

    Por otro lado la noche en blanco, en coste se compara con el de otras fiestas; esta es la raiz de otra adversidad:

    -Frente al apoyo del “evento” multitudinario, una ciudad esta hecha de encuentros individuales.

    -Hacer de la cultura una “fiesta” cuando no está asegurado su dia a dia es un acto muy español pero no por ello responsable, (por ejemplo llevarse a la familia a un merendero y luego pasarse toda la semana comiendo arroz y patatas).

    -A mi entender la ciudad se anima en la actividad constante del dia a dia, donde prima la calidad y el trato directo (ambas cosas que resisten la tendencia a la conversion de ciudades en lugares de transito turísticos o malls)

    -La noche en blanco es modelo, del administrador dador, que regala una noche y en blanco; me parece mas progresivo un modelo en el que el adminsitrador reparte entre grupos los cuales autogestionan sus recursos; por tanto el modelo noche en blanco es paternalista y en ello obsoleto (por ejemplo una madre va le compras y le da regalos a sus hijos o le da un cierto dinero para que se compre su ropa)

    Jana

  3. APUNTE PARA BASURAMA
    En las jornadas sobre la precariedad en el trabajo del pasado 2-3 de Julio en Traficantes de Sueños se habló de cómo eventos como La Noche en Blanco arrasan con el presupuesto para cultura obligando al resto de los que trabajan en cultura a vivir de las migajas.

    Hablando con otro amigo el encuentro me dijo que la Noche en Blanco la llevara este próximo año Basurama, creo que sería una oportunidad excelente para Basurama de convertirse en colectivo de culto, si dijeran que “no” que es tan basura que ni los de Basurama lo pueden hacer y fuera a los medios y con suerte consiguieran que la Noche en Blanco dejara e existir.

    Con mis mejores deseos
    Jana Leo
    Artista conceptual
    Y presidente de la Fundacion Mosis.

    1. Jana,
      si Basurama dijera que no, ten por seguro que habría otros muchos detrás que lo harían, o a quienes se les encargaría el comisariado; nunca conseguirías erradicar la noche en blanco negándote a comisariarla y saliendo por TV para reivindicar tu rechazo. Por desgracia el asunto es así, y la máquina política: todopoderosa. Fíjate que es tan todopoderosa, que generalmente las partidas de presupuesto destinadas a estos eventos especiales no influyen en el presupuesto general anual destinado a cultura. Es decir, no está tan claro que LNEB se coma el presu para el resto del año. O sea, el ayto., si hace el evento, tiene la pasta, si no lo hace, esa pasta desaparece del mapa y NO se reparte en otras partidas o subvenciones. La política es una puta mierda, y si nos mosqueáramos tanto todo lo que hace el PP, en vez de prestar atención sólo a lo que nos interesa (o sea, la cultura) quizá en Madrid otro gallo cantaría.
      Y por último: si no puedes con tu enemigo, únete a él. La noche en blanco no desaparecerá nunca, así que intentemos cambiarla desde dentro, coño, que sólo sabemos quejarnos.

      1. Madre mia, me parece escalofriante la excusa de “si estos no lo hacen, vendran otros y lo haran”, (esto me suena a lo que debian de decirle a los verdugos vacilantes cuando la pena de muerte era legal en nuestro pais)

        “… para eso mejor lo hago yo” asi es como se cambian las cosas, si señor.

        Por otro lado me parece bien tu apunte sobre como funcionan las partidas presupuestarias, pero tampoco es excusa de “si no se gasta en eso, desaparece” porque la opción es clara, mejor que desapareza (volviendo al simil de la pena de muerte, me imagino al burocrata defendiendo que si no se gastan los sueldos de los verdugos la pena de muerte desparecerá). Lo justo es que el Ayto tenga en cuenta a los artistas y mediadores y no que los maneje a su antojo

      2. “La noche en blanco no desaparecerá nunca”

        Sara, eso que dices asusta mucho…
        Te refieres a algo así como el Reich de los mil años, o te refieres a nunca-nunca, en plan eternidad?

  4. Yo digo no a la noche en blanco desde que empezó hace ya unos años, pero digo un NO más grande a esta plataforma que está llena de hipócritas, que crítican las políticas del Ayuntamiento de Madrid y luego en cuanto se les presenta la ocasión, bien que cogen su dinero.
    Y encima os buscáis excusas para justificaros.
    Dejar de chuparos las pollas que os vais a desnucar.

    1. yo no creo que tener transacciones económicas con el ayuntamiento sea tan criticable. Lo que es una soberana gilipollez es lo de la excusa anónima. Ten cuidado con tus deseos y no seas tan negativo porque Basurama son unos chavales excelentes que se han encontrado con un proyecto innovador. A mí me gustaría ver que harías con mejor educación. Eres un poco exaltado y no sabes nada de ayuntamientos. Pero comprendo lo que dices sobre esta plataforma. Se nota que eres muy capaz.

    2. NAP, si esta plataforma te parace peor que La Noche en Blanco, es decir si te parece peor que individuos de manera autonoma se opongan a una politica cultural totalmente banal orquestada y dirigida desde las altas esferas, deberías revisar tu concepto sobre hipocresía. Y tambien deberias de replantearte tus nociones sobre dinero público.

    3. “yo” (¿”Tú”?),
      no eran excusas, eran pequeños argumentos para rebatir o matizar las aportaciones de jana:
      “creo que sería una oportunidad excelente para Basurama de convertirse en colectivo de culto, si dijeran que “no” que es tan basura que ni los de Basurama lo pueden hacer y fuera a los medios y con suerte consiguieran que la Noche en Blanco dejara e existir”
      imposible, ya lo he dicho, no se erradicaría LNEB porque siempre habrá otro dispuesto a comisariarla, pero nada que ver con “para eso mejor lo hago yo”.

      la comparación con lo del verdugo sí que asusta! 😉

      lo de los presupuestos no era una excusa, reitero, sino mi interés en indicarle a Jana y a quien lo piense que el tema del derroche de pasta no vale porque no funciona así y no sirve como argumento de ataque/rechazo a LNEB.
      Es que ya lo he escuchado varias veces y me cansa un poco.

      nunca-nunca… sí, he sido un pelín agorera pesimista, por eso un poco de ánimo:
      ya que nos la tenemos que comer con patatas, pues valoremos los pequeños detalles que hacen que este año sea un poquito menos asquerosa que el año pasado, aprendamos a escribir (“dejaD de chuparos las pollas”) y a criticar constructivamente e intentando no ofender.

      No me malinterpretes, no digo que sea la actitud que hay que tomar, sino mi punto de vista que a lo mejor aportaba algo al discurso general, en vista de los comentarios…

      Vamos, que el mío no era para defender LNEB sino rebatir algunos razonamientos un poco débiles (para mi gusto) y que me daban un poco de perecilla…pero ya me he dado cuenta que hacer esto es entrar en una espiral sin salida.

      Y por último, ¿cómo no nos la van a colar en cultura, si nos la cuelan en todo? sanidad, educación, trabajo… efectivamente, lo justo sería otra cosa, aquí sí que me pongo pesimista y reivindico mi derecho a quedarme a medio camino aún rozando el conformismo (aunque desde la convocatoria se pida una participación activa en este proceso de negación y un posicionamiento radical de oposición).

  5. Lo siento pero esta vez no estoy de acuerdo. Se desconoce el trabajo que realiza Basurama o Luzinterruptus desde dentro. La política cultural de la Comunidad y el Ayuntamiento es muy mala, pero no me quites la Noche en Blanco por ser lo único decente que haga.

    Jana, como artista conceptual deberías saber que tú tampoco puedes definir qué es arte y qué no. Y los actos mediáticos muchas veces sirven para que toda esa gente que no tiene o no busca acceso a la cultura se acerque y vea atractivos algunos contenidos que normalmente no consideraría y que suelen estar enfocados a circuítos artísticos reducidos y casi siempre cerrados.

    Gracias de todos modos por crear contracultura y hacer pensar, que eso nunca está de más.

  6. Hola. Soy Antonio de la Rosa y participé en la Noche en Blanco hace dos años. Desde entonces no he vuelto a participar. No se Si puedo decir que estoy limpio tras estos dos años, pero sí he logrado evitar la tentacion de asistir al evento y no recaer.

  7. Por favor, la noche en blanco es la mayor tontería que se organiza en Madrid. Hablar de dar acceso a la cultura a gente que no tiene o no puede acceder a ella es un absurdo… Hay miles de cosas ocurriendo siempre, y no las ve quien no quiere verlas.
    Es patético ver a gente haciendo cola horas en la noche en blanco para no ver nada, cuando puedes ir a museos, exposiciones, y galerías tranquilamente cualquier otro día, a menudo gratis.

    Vaya, igual que con las olimpiadas, un dineral para quedarnos como estamos… da miedo y pena.

    Jana igual no puede decir lo que es arte y lo que no lo es, aunque en mi opinión es del todo acertado lo que ha dicho. Pero desde luego el Ayuntamiento demuestra no tener la más mínima idea de lo que necesita el panorama artístico para avanzar.

    La noche en blanco para mí es como el espíritu gañán español en su máximo esplendor: “me da igual lo que me den, mientras sea gratis y pueda darme aires de que he acudido a un evento importante”. Pero yo creo que a quien de verdad le interesa el arte, lo vive a diario y no en manada esa absurda noche. Fui hace un par de años y fue una de las experiencias más frustrantes de mi vida.

    ¡¡BASTA YA, QUE MADRID NO ES UNA MARCA, ES UNA CIUDAD!!

  8. Yo quiero la noche en blanco. No creo que nadie tenga derecho a decirnos a los demás cuando y como debemos acudir a un evento. Es el colmo, seudo artistas seudo intelectuales diciéndoles a miles de personas lo que tienen que hacer. Esto es un país de envidiosos ciertamnte.
    Muchas gracias

    1. Blanca, el ayuntamiento ha decidido que el día 11 de septiembre de 2010 debes acudir a La Noche en Blanco con miles de personas más.

      ¡Enhorabuena!

      Ve preparándote, ¡no te lo puedes perder!

      1. Niño Blanco, resulta entrañable que te apasionen tanto los designios que para ti articula una administración pública de ámbito local.
        No había visto nada equiparable a tu entusiasmo desde los anuncios de “aceitunas la española”

        Tienes auténtica madera de funcionario, sigue así y pronto encontrarás una buena esposa y madre amantísima.
        No te lo puedes perder.

        ¡¡¡ Enhorabuena !!!

    2. Más que derecho, se trata de deber. El colmo es que argumentes que no hay derecho, claro que sí. Es una obligación saber cuándo y cómo no se debe acudir a este tipo de representaciones políticas. Ergo, lo político es no apoyar este tipo de eventos. Me gustaría conocer quiénes son tus artistas e intelectuales favoritos, preferidos. La envidia -cosa romana que consistía en ver lo que pasa en torno- está fuera de nuestra sensibilidad. El 11 de septiembre se conmemora el cumpleaños de Adorno. Y a mí la mayoría me asombra. Por cierto, Madrid era una villa. Y corte. Déjate de tantas gracias.

  9. Yo estoy absolutamente en contra de La Noche en Blanco y de cualquier otro acto “cultural” que solo busque promoción y dar buena imagen a los políticos. La cultura debe estar siempre presente y no sólo una noche.
    El problema es que OFF LIMITS no ha dicho que no al diseño y la organización del Día E (Día del Español, del Instituto Cervantes), por el que, evidentemente, han cobrado una suma más que interesante de €. Me parece que la naturaleza del Día E es exactamente la misma que la del evento que ahora mismo están criticando. Así que, un poco de coherencia, por favor.

  10. Yo no sé nada, sólo puedo aporta mi pequeñito grano de arena, que no es mío. Os recomiendo para esta noche o cualquiera a Los Punsetes (juro que no es publicidad) con unas letras muy buenas, que tocan esta noche, pero es con invitación.
    Siento si mi aportación no es suficiente, es por quitar un poco de hierro al asunto…lo natural es la Entropía, ya no digas que no lo sabías…

  11. ¿Algún campesino en su sano juicio prefiere la tormenta a la lluvia fina y contínua?…eso son estos macroeventos…una tormenta que arrasa los presupuestos de cultura de muchas instituciones…es absurdo…no sirven para nada a medio plazo, son “políticas placebo” que en la UE quieren evitar…luego dicen que nos vigilan más que a otros!!..lo peor es que ha calado en todos los partidos políticos…vaya panorama.
    Maguil

  12. El hecho de que algo sea abstracto, por ejemplo “Arte” no implica que no se pueda definir de la misma manera que se define un objeto; cualquier persona esta habilitado para distinguir un melocotón de una nectarina o arte de ilustracion y en correspondencia una ciruela de una nectarina o arte de una metáfora.

    Hay un libro que he leido hace poco
    101 Excusas. Cómo se legitima el arte
    por Manuel Saiz

    que muy bien podrian ser 101 definiciones de lo que no es arte.

    Definir es el ejercicio de nombrar algo unido a la persona que tiene un nombre; así el nombre “arte” es muy distinto del adjetivo “artístico” , lo mismo que Jana es diferente de Maria Jana
    Jana Leo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *